Sanando a mi NIÑA INTERNA – BeHappy Blogger

“De adultas reflejamos lo que aún no hemos resuelto de nuestra niña interna”

¿Te suena conocido? Y es que así es. Te cuento un poquito de mí.

Cuando era muy niña yo reflejaba muchos miedos a través de dolores en mi cuerpo, y actualmente no es la diferencia.

Desde que mi madre murió y he tenido que vivir situaciones bastante complejas para una joven que se estaba convirtiendo en adulta mis dolores han regresado, y aunque disminuyen por épocas, ahí están.

Pero no fue hasta hace unos días que realmente pude darme cuenta de ésa situación, que es mi niña interna la que me está hablando, porque ahora de adulta, vive miedos similares que cuando era niña: soledad, frustración, incomprensión, impaciencia y otros más que ahora como adulta debo aprender a resolver por mí misma.

Mi niña interna está reclamando la atención que nunca le dieron, ni mis padres, ni yo.

Pero probablemente te estés preguntando ¿Cómo puedo hacerlo?

Bueno, algo resonaba en mí, me decía que necesitaba expresar algo, así que me tome un espacio para mí solita, y me puse a conversar conmigo misma, y en voz alta me fui preguntando.

– ¿Por qué te sientes así? ¿Qué te está pasando? ¡Cuentame! Y comencé sentir como “mi voz interna” o mi alma poco a poco iba expresándome lo que hace mucho tiempo necesitaba decir.

En éste instante sentía mucho dolor, un gran vacío en mi pecho, pero aun así traté (y mucho) de no juzgar ni etiquetar la emoción o los sentimientos que estaban en ése momento conmigo.

Fue tan placentero, porque al rato comencé a sentirme liberada, y lo más importante, me estoy entendiendo, me estoy comprendiendo.

Y si bien es cierto debo ir sanando ésa niña interna, lo más gratificante fue que pude entenderme y ahora comprendo más cosas, entiendo los “qué” de las situaciones y ahora me toca resolver los “cómo” puedo sanarlo.

De corazón si éste texto ha resonado contigo te invito a amiga (o) a hacerlo también, habla contigo, llora contigo, suelta todo lo que tengas adentro, que necesita salir.

Y no lo juzgues, que la tristeza es necesaria en nuestra vida, para sacar la mejor versión de nosotros, y así obtener los mejores aprendizajes de vida.

Sana tu niña (o) interna (o), porque ésto que les acabo de contar es como la típica frase “encontrar una aguja en un pajar”, es decir, es solo una pequeña (pequeñísima) demostración de todos los problemas que podemos andar cargando y no comprendemos por qué se reflejan luego en nuestra vida adulta.

¡Bendigo tu camino hermana (o) de vida! ¡Que la abundancia y la prosperidad siempre caminen contigo!

Con aprecio, María José.
¡Sigámonos conociendo! ¡Seguime en mis Redes Sociales!
Facebook     ♥Instagram     ♥Pinterest     ♥YouTube

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s